Ayuda para navegar el Programa de Bienestar Infantil de Departamento de Servicios Humanos (DHS)

Cada situación familiar es única. Es posible que solo necesite asistencia breve, ya que la mayoría de los niños que viven con familiares o en hogares de crianza regresan a su hogar en poco tiempo. Es posible que necesite ayuda con recursos y servicios durante varios meses para cuidar a su familiar.

Cuando el niño está bajo la custodia del Bienestar Infantil de DHS, un trabajador social evalúa las necesidades del niño y de los padres y su situación para evaluar qué apoyo necesita para cuidar al niño. Este es un momento crítico en el caso, y su participación activa es esencial para la planificación exitosa del caso. Los servicios están disponibles dentro de DHS y en su comunidad para satisfacer las necesidades de toda la familia.

Para obtener respuestas a preguntas legales, visite nuestra Guía Legal.

Cuando hay problemas de seguridad en el hogar que una familia no puede resolver sola, es posible que se requiera intervención judicial. Las leyes estatales y federales definen lo que constituye abuso y negligencia infantil.

Si un niño ha sido retirado de su hogar debido a acusaciones de abuso o negligencia, los tribunales determinan el tiempo en que los padres deben demostrar que pueden proporcionar un hogar seguro para su hijo. La Ley Federal de Adopción y Familias Seguras (ASFA, por sus siglas en inglés) permite 14 meses desde el momento en que un niño es retirado de su hogar para que los padres hagan cambios y creen un ambiente seguro para su hijo. El tribunal puede permitir una excepción a esta línea de tiempo si el niño vive con familiares.

Generalmente, el Bienestar Infantil de DHS y el tribunal de menores desarrollan un plan con los padres para que los niños regresen de manera segura a sus hogares. Sin embargo, también se hace un plan concurrente o alternativo para otro hogar permanente en caso de que el niño no pueda regresar a su hogar. La adopción o la tutela pueden ser el plan permanente para el niño. En 2010, el 36% de todas las adopciones en todo el estado fueron por familiares.

Algunas familias eligen convertirse en proveedores de cuidado de crianza con licencia a través de DHS. Para obtener una licencia de su hogar y garantizar que los niños estarán seguros cuando vengan a quedarse con usted, los trabajadores de Bienestar Infantil de DHS requieren que:

  • Todos los miembros adultos del hogar deben tener una verificación de antecedentes de la agencia para cualquier historial de maltrato infantil.

  • Todos los miembros adultos del hogar deben tener una verificación de antecedentes penales.
  • Se debe completar una lista de verificación de seguridad en el hogar.
  • Se requieren cuatro referencias.
  • Un trabajador de Bienestar Infantil debe completar una historia social en profundidad y el estudio en el hogar de Oregon SAFE con usted.
  • Se debe realizar un amplio requisito de capacitación preliminar y anual.
  • Se realizan visitas regulares y continuas en su hogar.

Cada caso se considera individualmente. El proceso regular generalmente demora 60 días, pero la agencia también tiene un proceso de colocación de emergencia para que los familiares reduzcan el tiempo que los niños pasan en el cuidado de extraños. Este proceso de colocación de emergencia demora entre cinco y siete días hábiles.

“Me siento muy aliviado de tener a los niños conmigo, pero también quiero que tengan un buen contacto con sus padres.”

Muchas veces, los familiares intervienen directamente para brindar atención a los niños que los necesitan. Los familiares calificados son siempre la primera colocación requerida si se trata de Bienestar Infantil de DHS. De cualquier manera, administrar el contacto entre su familiar y los padres del niño, que pueden estar lidiando con sus propios problemas, a menudo puede ser un desafío.

Si está trabajando con Bienestar Infantil de DHS, puede organizar visitas supervisadas o no supervisadas en la oficina de Bienestar Infantil, en el hogar o en otro lugar de la comunidad. Su familia, Bienestar Infantil y los padres colaborarán en un plan de visitas que mejor se adapte a las necesidades del niño.

Los ejemplos de posibles desafíos asociados con las visitas y los contactos familiares incluyen:

  • El niño puede rechazar el contacto con el padre o estar extremadamente molesto antes y/o después del contacto con el padre.

  • Un padre puede ser inconsistente, romper promesas o perder visitas.
  • Un padre puede llamar o visitar a un niño mientras está intoxicado o usando drogas.
  • En casos extremos, un padre puede intentar secuestrar al niño.

Los familiar